Equivocarse en otros labios

3

Perdí aquello del sentido,

entre portales demasiado altos,

y personas que solo sabían doler.

 

Acabe con las costillas astilladas,

d tanto dilatar el corazón,

confiar se volvió deporte de riesgo,

huir,

el único paracaídas.

 

Pero ¿y si quiero caer?,

un cuerpo con tendencia

a eso de equivocarse,

el peligro sabe a gloria,

cuando viene de sus labios,

aunque le preceda un crujido,

otra costilla rota,

y ese “ya te lo dije”.

 

Tendré los labios agrietados,

el cuerpo partido en dos,

pero pocos serán  capaces,

de sostenerle la mirada,

a una de esas mujeres locas,

que lo dan todo,

sin creer en el amor.

Alejandra Lara

12:20

Consejos para los demasiado tarde

ll.jpg

Sonríes en silencio,

con las aceras rotas,

tienes intentos en el pelo,

dos cicatrices en lo brazos,

te has declarado,

salida de emergencia.

Recoge tus cenizas,

guarda las lágrimas,

en botes de cristal,

a veces el mar reclama,

a sus sirenas,

que le devuelvan su tempestad.

Puede que no sea bonito,

pero aún hay esperanza,

para los corazones partidos a la mitad.

Sé que esta ciudad duele mucho,

y tú tienes tendencia a naufragar,

pero reivindico tu derecho,

a dejar de ser herida.

No le contaremos a las palomas,

que aún te ahogas por las noches,

tú promete desangrarte en la orilla,

rota y agotada,

pero sin haberte hundido,

no les des el gusto,

de pisar tus cristales.

Alejandra Lara

Volver a empezar

¿Cuantos finales , le caben a una persona?

poema.jpg

Se buscaría en los reflejos,

se quemaría las pupilas,

intentando olvidar,

llora en silencio,

cuando ve al amor cogido de la mano,

tiembla pensando,

que solo es cuestión de tiempo,

camina despacio,

esperando,

porque no quiere,

pero sabe,

que de nuevo,

le romperán el corazón en pedazos.

Alejandra Lara

Un corazón roto en Madrid

// @lunamarieway //:

 

Te preguntarás porqué querer duele tanto,

a las 3 de la mañana,

tendrás lágrimas en los ojos,

y un  hueco vacío junto a la cama,

un poco más roto,

desgastado de alquilar los huesos.

 

Me pregunto si sabe,

que se ha quedado con un trozo de ti.

 

Te ha dejado una herida en la garganta,

sangra cuando la recuerdas,

pero aprenderá a dejar de ahogarte.

 

Te colocas tu abrigo negro,

un deje de tristeza en la pupila,

pero será el haber querido,

aunque te hayan clavado cristales,

lo que te haga ganarte la ciudad.

Alejandra Lara

(10:25)

 

 

Para cuando ya no me recuerdes

 

eterea:

Alguien dirá mi nombre,

pero el amor ya no te recorre la espalda ,

asentirás en silencio,

pensarás que fue una buena historia ,

ya no me sientes,

ella , te cojera de la mano .

 

No te preocupes,

nos  equivocaremos ,

y será culpa mía.

 

Quemaremos nuestras almohadas,

por dejar de sentirnos al lado,

nos recordaremos en canciones,

me odiarás ,

preguntarás porque ,

y ¿sabes? ,

nos lloraremos en silencio ,

intentado olvidar nuestros labios.

 

Poco a poco ,

doliendo,

me irás olvidando,

dos corazones alejándose ,

mordiéndose las manos .

siendo valientes,

para poder decir,

No, ya no la necesito.

 

Lo siento ,

espero que te rías con ella,

que te sepa querer ,

léele poesía ,

bésala ,

por favor no dejes que se escape.

 

Desearía poder quedarme ,

respirar en tu misma cama,

emborracharnos del mismo sueño.

 

Pero no me queda tiempo.

 

Duermes mientras me alejo,

me pregunto si la encontrarás rápido,

te acaricio el brazo,

en el último te quiero que no llegué a decir.

Sujeto un papel entre mis manos,

tiene escrito que si me quedo,

no serás feliz.

Cierro la puerta.

Mi corazón siempre recordará al tuyo.

Promete vivir por los dos.

 

Alejandra Lara